OptimalCareInc Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Inhalación de humo

Además de las quemaduras, la inhalación de humo es el mayor peligro que representan los incendios. El humo puede quemar las delicadas vías respiratorias y dejar a su cuerpo sin oxígeno. También contiene gases venenosos que pueden dañarle gravemente la garganta y los pulmones. Inhalar aunque sea un poquito de humo puede afectarle la respiración. Exponerse a cantidades grandes puede ser mortal.

Cuándo acudir a la sala de emergencias

La inhalación de humo es una emergencia médica. Llame al 911 y espere al personal de asistencia. No intente conducir usted ni llevar a otra persona hasta el hospital. No deje sola a la persona afectada. Los síntomas de la inhalación de humo pueden empeorar muy rápidamente. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Tos

  • Falta de aliento

  • Ronquera o respiración ruidosa

  • Dolor de cabeza, náuseas o vómitos

  • Cambios del color de la piel, que puede verse de azulada a un color rojo cereza

  • Confusión, desmayo o convulsiones

Qué puede esperar en la sala de emergencias

Examinarán cuidadosamente a la persona afectada y le revisarán la frecuencia cardíaca, la respiración y la presión arterial. Es posible que le hagan una o más de las siguientes pruebas:

  • Una radiografía de tórax para ver si presenta daños en los pulmones.

  • Una oximetría de pulso para revisar los niveles de oxígeno mediante una sonda liviana que se conecta al dedo.

  • Un análisis de carboxihemoglobina para medir los niveles en sangre de monóxido de carbono, un gas mortal contenido en el humo.

Tratamiento

El tratamiento se centra en mantener las vías respiratorias abiertas y en brindar oxígeno. Es posible que le administren oxígeno mediante una máscara o una cánula nasal. La cánula es un tubo delgado con 2 sondas pequeñas que caben en las fosas nasales. Si las vías respiratorias están inflamadas y no puede respirar por sí solo, es posible que el proveedor de atención médica coloque un respirador por la nariz o la boca hacia la garganta. Si está en estado grave por inhalación de humo o envenenamiento por monóxido de carbono, es posible que lo transfieran a un centro de oxígeno hiperbárico. Allí le administrarán oxígeno en una cámara de compresión especial. En casos muy graves, que son poco frecuentes, podría necesitar tratamiento para otros gases venenosos, como el cianuro, que se liberan en un incendio. Si se expuso a una cantidad considerable del gas, probablemente necesite quedarse en el hospital durante al menos 24 horas.

Si está atrapado en un edificio con humo

  • Arrodíllese y gatee o arrástrese por el piso hasta la salida más cercana. Debido a que el humo se levanta, habrá menos humo cerca del suelo.

  • Lleve un hombro apoyado contra la pared para guiarse.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.