OptimalCareInc Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Hacerse una fusión intercorporal lumbar transforaminal

Una fusión es un tipo de cirugía que se utiliza para unir dos o más huesos. Una fusión intercorporal lumbar transforaminal (TLIF, por sus siglas en inglés) se hace en la columna vertebral. Le unirán dos huesos de su espalda (vértebras) y le extirparán uno de sus discos vertebrales.

¿Qué informarle a su proveedor de atención médica?

Dígale a su proveedor de atención médica todos los medicamentos que toma. Esto incluye los de venta libre, por ejemplo, el ibuprofeno. También incluye las vitaminas, las hierbas medicinales y otros suplementos. Además, avise a su proveedor de atención médica si:

  • Ha tenido cambios recientes en su salud, como una infección o fiebre

  • Tiene sensibilidad o alergia a algún medicamento, al látex, a la cinta adhesiva o a los medicamentos anestésicos (ya sean para anestesia local o anestesia general)

  • Está embarazada o cree que puede estarlo

Pruebas antes de su cirugía

Antes de la cirugía, es posible que deba realizarse estudios de diagnóstico por imágenes. Por ejemplo, ecografía, radiografía o resonancia magnética.

¿Cómo prepararse para su cirugía?

Hable con su proveedor de atención médica sobre cómo debe prepararse para la cirugía. Es posible que deba dejar de tomar algunos medicamentos antes del procedimiento, como los anticoagulantes y la aspirina. Si fuma, quizás deba dejar de fumar antes de la cirugía. Fumar puede retrasar su recuperación. Hable con su proveedor de atención médica si necesita ayuda para dejar de fumar.

Además, haga lo siguiente:

  • Pídale a un familiar o amigo que lo acompañe del hospital a su casa. Usted no podrá conducir.

  • Planifique hacer algunos cambios en su casa, que favorezcan su recuperación. Es posible que necesite ayuda en su casa.

  • No coma ni beba nada a partir de la medianoche anterior a la cirugía.

  • Siga todas las demás instrucciones que le dé su proveedor de atención médica.

Le pedirán que firme un formulario de consentimiento para autorizar a que se realice el procedimiento. Lea el formulario con atención. Haga preguntas si algo no le resulta claro.

El día de la cirugía

A su cirugía la realizará un cirujano ortopédico o un neurocirujano. Trabajará con un equipo de médicos y enfermeros especializados. La cirugía puede hacerse de diferentes maneras. Consulte a su proveedor de atención médica sobre los detalles de su cirugía. Todo el procedimiento puede tomar un par de horas. En líneas generales, sucederá lo siguiente:

  • Le administrarán anestesia general, un medicamento que le permitirá dormir durante la cirugía. No sentirá ningún dolor durante la cirugía.

  • Un proveedor de atención médica vigilará sus signos vitales, como su frecuencia cardíaca y su presión arterial, durante la cirugía. Mientras dura el procedimiento, puede que le introduzcan un tubo en la garganta para ayudarle a respirar.

  • Es posible que le den antibióticos durante la cirugía y después de esta. Esto ayuda a prevenir las infecciones.

  • Se lo colocará en la camilla de operaciones boca abajo.

  • El cirujano le hará dos pequeños cortes en la piel de su espalda, uno a cada lado de su columna vertebral.

  • Entonces, se usarán dos instrumentos especiales, llamados separadores, para hacer a un lado los músculos de su espalda. Esto permite que el cirujano vea su columna vertebral.

  • Le extraerán el disco. Le colocarán un injerto óseo en el espacio entre las vértebras. El injerto puede ser de hueso o de un material sintético similar al hueso.

  • Pueden usarse tornillos especiales u otros materiales para sujetarle los huesos en la nueva posición.

  • Pueden hacerle otras reparaciones en la zona según sea necesario.

  • Las capas de músculo y piel de su espalda se cerrarán con suturas (puntos).  

Después de su cirugía

Después de la cirugía, lo llevarán a una sala de recuperación. Los enfermeros revisarán su respiración, su frecuencia cardíaca, su presión arterial y su herida. Quizás deba quedarse en el hospital por algunos días. Durante ese tiempo, puede que le realicen pruebas de diagnóstico por imágenes, tales como radiografías. Se hacen para determinar el éxito de su cirugía.

Es posible que sienta algo de dolor en la herida después de la cirugía. Puede tomar analgésicos para ayudar a aliviarlo. Solo tome el analgésico aprobado por su proveedor de atención médica. Algunos analgésicos de venta libre pueden retrasar la recuperación ósea. Su herida puede supurar algo de líquido. Esto es normal. Avise a su proveedor de atención médica de inmediato si ve que aumenta el enrojecimiento, la inflamación o la cantidad de líquido en la herida.

Puede volver a su alimentación normal tan pronto como se sienta capaz de hacerlo. Su proveedor de atención médica puede indicarle seguir una dieta alta en calcio y vitamina D mientras sus huesos están recuperándose.

Sus síntomas de dolor originales pueden desaparecer rápidamente después de su cirugía. O puede que vayan desapareciendo más lentamente con el tiempo.

Visitas de control

Asegúrese de seguir todas las instrucciones que su cirujano le dé sobre sus medicamentos y cómo cuidar de su herida. Eso ayudará a garantizar que la fusión sea todo un éxito. Si tiene alguna pregunta o preocupación, llame al consultorio de su cirujano.

Mientras se recupera, es importante que mantenga su columna vertebral bien alineada. Un proveedor de atención médica le enseñará maneras adecuadas de moverse. Primero, es posible que solo pueda hacer actividad liviana, como caminar. A medida que se vaya recuperando, podrá ir aumentando gradualmente su nivel de actividad.

Asista a todas las visitas de control. Probablemente le quiten los puntos una semana después de la cirugía aproximadamente.

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho o problemas para respirar (llame al 911)

  • Fiebre de 100,4 °F (38 °C) o superior, o según lo que le indique su proveedor de atención médica

  • Dolor intenso o persistente, debilidad o entumecimiento en la espalda o las piernas

  • Mayor enrojecimiento, inflamación, dolor, sangrado o líquido proveniente de su herida

  • Tiene dolor de cabeza intenso o cansancio

  • Problemas para controlar su vejiga o sus intestinos

  • Otros signos o síntomas según le haya indicado su proveedor de atención médica

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.