OptimalCareInc Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Después de una cirugía para tratar la apnea del sueño

Algunos procedimientos para tratar la apnea del sueño se realizan en el consultorio del proveedor de atención médica. Otros se hacen en un hospital o centro quirúrgico ambulatorio. Si le hacen un procedimiento en un hospital, tal vez tenga que pasar una o dos noches internado. Asista a las visitas de control con su cirujano después del procedimiento según le hayan indicado.

Mamá e hija, visitando al papá en el hospital.

Notas sobre la cirugía

Independientemente del tipo de cirugía que le hagan para los ronquidos o la apnea, tenga presente que:

  • No existe ninguna garantía de que la cirugía solucione el problema. A veces la cirugía logra eliminar o bien los ronquidos o la apnea, pero no ambos. Tendrá que hacerse un estudio posoperatorio del sueño. Se hace para evaluar los efectos de la cirugía y ayudar a decidir qué otro tipo de tratamiento podría necesitar.

  • Es posible que en su caso haya más de un bloqueo. Por lo tanto, quizás necesite más de un procedimiento.

  • Podría combinarse la cirugía con otros tipos de tratamiento.

  • Cualquier cirugía conlleva el riesgo de complicaciones. Por ejemplo, sangrado e infección.

Está recuperándose de una cirugía

Después de la cirugía, quizás tenga la nariz, la garganta o el maxilar doloridos entre varios días y varias semanas. Quizás tarde semanas o meses en recuperarse por completo. Durante este período, es posible que tenga que limitarse a comer solo alimentos blandos.

  • Tome nota de los cambios. Usted y su pareja deben prestar atención a cualquier cambio en su manera de dormir y en su salud. ¿Qué ha mejorado? ¿Cuánto ha mejorado? ¿Hay algo que ha empeorado? Informe a su proveedor de atención médica.

  • Ajustes de la presión de aire. Si va a usar un aparato de CPAP (presión positiva continua en las vías respiratorias) después de la cirugía, pregunte a su cirujano cuándo debe comenzar a usarlo nuevamente después de la cirugía. Mantenga informado al cirujano o al proveedor de atención médica sobre la CPAP para saber si está funcionando. Si el tratamiento le causa alguna incomodidad, haga que se lo ajusten.

  • No fume. No fume antes ni después de la cirugía. El cigarrillo reduce el flujo sanguíneo en la piel y retrasa el proceso de cicatrización de la herida. La nicotina de cualquier fuente (cigarrillos, cigarrillos electrónicos, parches o tabaco para mascar) también retarda la cicatrización. Únase a un grupo para dejar de fumar para mejorar así sus probabilidades de lograrlo.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.