OptimalCareInc Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Instrucciones para el alta: bota de Unna

Usted se irá a su casa con una bota de Unna puesta. La bota de Unna es una combinación de un apósito (vendaje) y una envoltura que se aplican desde atrás de los dedos de los pies hasta la rodilla. La bota de Unna contiene un medicamento especial en la gasa que ayuda a sanar las quemaduras o llagas de la piel, y a proteger la piel nueva. Las vendas de gasa se suelen cambiar una vez a la semana o con la frecuencia que le indique su proveedor de atención médica. Deberá visitar al proveedor de atención médica para que le cambie la bota de Unna. A continuación encontrará lo que necesita saber para los cuidados en el hogar.

Cuidados en el hogar

  • Es normal tener un poco de supuración del apósito de la bota de Unna. No se asuste si la supuración tiene mal olor. El apósito extrae la supuración de la herida al apósito. El olor viene del apósito y no de la herida.

  • No moje la bota de Unna.

    • Dese un baño de esponja para evitar que la bota de Unna se moje, a menos que su proveedor de atención médica lo haya autorizado a hacerlo.

    • Consulte con su proveedor cuándo puede ducharse o bañarse.

    • Pregúntele sobre la mejor forma de mantener la bota de Unna seca cuando se baña o se ducha.

  • Mantenga el resto de su piel limpia.

  • Siga las instrucciones específicas de su proveedor de atención médica sobre el cuidado de cualquier herida que tenga.

  • No permanezca parado ni sentado en la misma posición por más de 30 minutos seguidos.

  • Mantenga las piernas elevadas el mayor tiempo posible. Colóquelas sobre una almohada cuando se acueste.

Visitas de seguimiento

Programe una visita de seguimiento con su proveedor de atención médica o según le recomienden. 

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas o situaciones:

  • Hormigueo o entumecimiento en la parte lesionada del cuerpo.

  • Dolor intenso que no se puede aliviar.

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior, o como le indique el proveedor de atención médica.

  • Hinchazón, frío o coloración azul-grisácea en los dedos de la mano o del pie.

  • La bota de Unna le queda demasiado apretada o suelta.

  • La bota de Unna está dañada o tiene bordes ásperos que lo lastiman.

  • La bota de Unna se moja.

  • Supuración del apósito de la bota de Unna con un olor fuera de lo normal.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.