OptimalCareInc Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Si su hijo tiene disfagia

Contorno del aparato digestivo superior de un bebé y del recorrido normal de los alimentos y los líquidos.
During normal swallowing, food and liquids move from the mouth, through the throat, down the esophagus, and into the stomach.

La disfagia es una afección que causa dificultades en el niño para tragar alimentos o líquidos. Suele afectar a los niños que están aprendiendo a comer alimentos sólidos. La disfagia puede dificultar la absorción de los nutrientes necesarios para el crecimiento adecuado del niño.

Manera normal de tragar los alimentos

La comida se introduce en la boca y se mastica. La lengua mueve la comida masticada hacia la parte posterior de la garganta ( faringe) y luego se traga la comida. Luego, pasa por el esófago. El esófago es el conducto muscular que conduce hacia el estómago. El esófago se contrae y se relaja en un movimiento ondulatorio para mover la comida hacia el estómago.

¿Cuáles son los síntomas de la disfagia?

Los síntomas más comunes de la disfagia son los siguientes:

  • Atragantamiento, tos o expulsión violenta de alimentos o líquidos al comer o al beber

  • Incapacidad de chupar adecuadamente

  • Irritabilidad o arqueamiento de la espalda

  • Babeo

  • Respiración ruidosa

  • No subir de peso

  • Incapacidad de coordinar la masticación con la acción de tragar; rechazo de alimentos; o alimentaciones excesivamente lentas 

  • Problemas de las vías respiratorias altas (como neumonía) a causa de la inhalación (aspiración) de comida o bebida en los pulmones

  • Vómitos ocasionales o flujo retrógrado del contenido del estómago y los ácidos digestivos hacia la garganta (regurgitación)

¿Cuáles son las causas de la disfagia?

Cualquiera de los siguientes factores puede causar disfagia:

  • Problemas cerebrales o del sistema nervioso que afecten el control de los músculos de la boca, la lengua, la garganta y el estómago.

  • Otros problemas médicos que existan simultáneamente, tales como haber nacido prematuramente, trastornos gastrointestinales y enfermedad cardíaca congénita. 

  • Problemas relacionados con la forma de la boca, la lengua o la garganta.

  • Engrosamiento o estrechamiento del esófago (estenosis).

¿Cómo se diagnostica la disfagia?

Es posible que el proveedor de atención médica recomiende algunas pruebas para determinar si su hijo tiene disfagia. Una de estas pruebas puede consistir en un estudio de la acción de tragar. Esta prueba puede ayudar al proveedor de atención médica a obtener más información acerca del problema que tiene su hijo para tragar los alimentos. El estudio de la acción de tragar le permite al proveedor de atención médica observar a su hijo por medio de radiografías mientras traga una solución de bario. Ocasionalmente, se utiliza un endoscopio para visualizar los hábitos de tragar de su hijo. 

¿Cómo se trata la disfagia?

El tratamiento de su hijo dependerá de la ubicación del problema y la causa. El tratamiento puede incluir:

  • Terapia para enseñar al niño a mover la comida correctamente dentro de la boca.

  • Terapia para ayudar a desarrollar habilidades para tragar.

  • Se pueden recetar medicamentos si el reflujo es un problema.

  • Inserción de una sonda de alimentación (si el problema es tan grave que el niño necesita ayudar para alimentarse).

  • Cambios en la dieta (como alimentos espesados para facilitar la masticación).

  • Una operación quirúrgica para ensanchar el esófago (si este es demasiado estrecho).

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica

Llame al proveedor de atención médica de inmediato si nota alguno de estos problemas:

  • La comida parece atorarse en la boca o garganta de su hijo durante la alimentación.

  • Su hijo tiene problemas para respirar o la respiración se detiene durante la alimentación.

  • La piel o los labios de su hijo se ponen azules cuando se alimenta.

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.