OptimalCareInc Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Cuando su hijo necesita radiografías

Niño acostado en una camilla debajo de un aparato de radiografía. Un proveedor de atención médica está colocando el aparato donde corresponde.
Su hijo tendrá que permanecer acostado e inmóvil durante la radiografía.

Durante la toma de radiografías (una exploración con rayos X) se utiliza una pequeña cantidad de radiación para producir imágenes de los huesos y algunos órganos internos. Estas imágenes (llamadas radiografías) pueden ayudar al proveedor de atención médica a detectar problemas en los huesos o articulaciones. También pueden usarse para revisar ciertos órganos, como el corazón o los pulmones. La radiografía solo lleva unos minutos.

Antes de la radiografía

Esto es lo que debe hacer antes de que a su hijo le hagan una radiografía:

  • Quítele todos los objetos de metal (como anteojos, cinturones o prendas de vestir con cremalleras) que esté usando. Estos elementos pueden interferir con las radiografías y afectar los resultados.

  • Siga todas las demás instrucciones que le haya dado su proveedor de atención médica.

Qué debe notificar al técnico

Por la seguridad de su hijo, avise al técnico si el niño:

  • Se ha sometido a radiografías de la misma parte del cuerpo en otra ocasión.

  • Tiene algún implante metálico en la parte del cuerpo donde van a hacer las radiografías.

  • Tiene problemas de salud.

  • Está tomando algún medicamento.

  • Está embarazada o podría estarlo.

Durante la exploración

Un técnico en radiología hace las radiografías. También hay un radiólogo disponible por si surge algún problema. Es un proveedor de atención médica capacitado para usar radiografías en la exploración o el tratamiento de pacientes.

Esto es lo que puede esperar durante las radiografías de su hijo:

  • Usted puede permanecer con su hijo en la sala de radiografías. Le pedirán que se ponga un delantal de plomo para su seguridad. A las mujeres embarazadas no se les permite entrar en la sala de radiografías.

  • Su hijo puede estar de pie, sentado o acostado en la mesa de radiografía. Depende de la parte del cuerpo donde se van a hacer las radiografías.

  • El movimiento afecta la calidad de los resultados. Si su hijo no puede quedarse quieto durante la exploración, podría ser necesario sujetarlo.

  • Colocarán un delantal protector (de plomo) sobre los órganos reproductores del niño. También es posible que cubran otras partes del cuerpo (como la glándula tiroidea).

  • El técnico permanecerá cerca y observará a su hijo a través de una ventana.

  • Tal vez le pidan a su hijo que respire profundamente y que retenga el aire en los pulmones durante unos segundos para mejorar los resultados de las radiografías.

Después de la exploración

Qué se puede esperar después de la radiografía:

  • Hay una pequeña espera mientras se revisan los resultados de las radiografías. Si las imágenes no son claras, será necesario hacer más radiografías.

  • A menos que le indiquen lo contrario, su hijo podrá reanudar de inmediato sus actividades y su dieta normal.

  • Un radiólogo examinará las radiografías y tal vez le explique los resultados preliminares. Le enviarán un informe al proveedor de atención médica de su hijo, quien hará un seguimiento con usted para informarle sobre los resultados completos.

Cómo ayudar a su hijo a prepararse

Usted puede ayudar a su hijo preparándolo de antemano. La manera de hacerlo dependerá de las necesidades particulares del niño:

  • Explíquele a su hijo en qué consiste la exploración. Use términos sencillos y resumidos. Los niños pequeños no mantienen la atención durante largos períodos; por lo tanto, esto debe hacerse poco antes de la exploración. A los niños mayores puede dárseles más tiempo para entender la exploración de antemano. 

  • Asegúrese de que el niño comprenda las partes de su cuerpo que estarán involucradas en la exploración.

  • Descríbale al niño, lo más claramente posible, cómo se sentirá durante la exploración. Los rayos X no producen dolor y el niño no sentirá nada cuando le hagan las radiografías.

  • Deje que su hijo le haga preguntas.

  • Recurra al juego teatral cuando le parezca útil. Esto puede incluir el juego de roles con un juguete u objeto favorito del niño. Para los niños mayores también puede resultar útil mostrarles fotos de lo que ocurre durante la exploración.

Riesgo de radiación

Hacerse una radiografía expone al niño a pequeñas dosis de radiación. Si el proveedor de atención médica ha pedido que le hagan radiografías, es porque ha determinado que las ventajas de ello son superiores a los riesgos.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.