OptimalCareInc Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Reconstrucción del pabellón auricular de un niño: fase 2

El oído externo de su hijo (es decir, la oreja o pabellón auricular) no existe o no se ha desarrollado suficientemente (lo que se denomina microtia). El pabellón auricular puede reconstruirse mediante cirugía. Esta cirugía se realiza en varias fases o etapas. Los detalles exactos de cada cirugía y la cantidad de cirugías necesarias dependerán del cirujano y de las estructuras presentes en la oreja del niño. El objetivo principal de la fase 2 es mover el lóbulo de la oreja a su posición correcta y elevar el cartílago del marco auricular que se encuentra en la bolsa de piel en la que se había guardado durante la fase 1. Estos pasos pueden combinarse en un solo procedimiento. O bien, pueden hacerse por separado. Siga leyendo para aprender más acerca de lo que puede esperar de esta cirugía. Por lo general, la microtia se presenta con diversos grados de pérdida de audición. La pérdida de audición de su hijo puede corregirse más adelante a través de diferentes tratamientos.

Dos imágenes en las que se muestra una vista lateral de la reconstrucción de un pabellón auditivo. En la primera imagen se observa una cuña de cartílago insertada detrás de la oreja. En la segunda imagen se observa un injerto de piel para cubrir el lugar de la inserción.

Un proceso en varias etapas

La reconstrucción del pabellón auricular se hace en 3 o más cirugías. La fase 2 suele hacerse unos 3 a 6 meses después de terminar la fase 1. Esto es para que la zona tenga tiempo de cicatrizarse tras la primera cirugía. Serán necesarias 1 a 3 cirugías adicionales para construir un nuevo pabellón auricular. Su cirujano puede darle más información sobre este tema.

Preparativos para la fase 2 de la cirugía

De una manera apropiada para la edad, explíquele la cirugía a su hijo. Prepare al niño para la cirugía tal como le hayan indicado. Informe al cirujano sobre todos los medicamentos que su hijo usa. Eso incluye los medicamentos recetados y los de venta libre. También incluye hierbas medicinales y otros suplementos. Es posible que el niño tenga que dejar de usar algunos de estos medicamentos (o todos) antes de la cirugía. Siga también todas las instrucciones que le den a su hijo con respecto a no comer o beber antes de la cirugía.

El día de la cirugía

La fase 2 de la cirugía lleva 2 a 3 horas. Es posible que su hijo deba permanecer en el hospital después de la cirugía. O quizás pueda regresar a casa el mismo día. Antes de que empiece la cirugía:

  • El niño recibirá anestesia general para que no sienta dolor durante la cirugía. Este medicamento le inducirá un estado parecido al del sueño profundo a lo largo del procedimiento.

  • Una vez que el niño esté dormido, le pondrán una sonda intravenosa en un brazo o en una mano. Por aquí le administrarán líquidos y medicamentos. A continuación se introduce un tubo en la tráquea del niño, a través de la boca, para facilitar su respiración durante la cirugía. Ciertos dispositivos especiales monitorean la frecuencia cardíaca, la presión arterial y los niveles de oxígeno del niño.

Durante el procedimiento

  • En primer lugar, se desplaza el lóbulo de la oreja. Se hacen incisiones (cortes) en la piel sobre el cartílago. Se crean colgajos de piel. A través de estos se desplaza el lóbulo a su posición correcta. Se extirpa (extrae) el exceso de piel. Luego le cerrarán las incisiones con suturas.

  • A continuación se levanta el pabellón auricular. Se hace una incisión curva detrás de este. Se coloca una cuña de cartílago del niño debajo del cartílago del marco auricular. Esto separa ligeramente el nuevo pabellón auricular de la cabeza. La cuña se cubre con el tejido de un colgajo. Este se obtiene de la parte posterior de la oreja normal o del cuero cabelludo. A continuación se usa un injerto de piel para cubrir la parte posterior de la oreja. La piel para este injerto puede obtenerse de la zona de la ingle, la cadera, las nalgas o el brazo. Detrás de la oreja se coloca un apósito especial para sujetar la piel injertada mientras sana.

  • Pueden colocarse uno o más tubos cerca de las incisiones. Esto se realiza para drenar el líquido acumulado en la zona después de la cirugía.

Recuperación en el hospital

Una vez terminada la cirugía, el niño será trasladado a una sala de recuperación, donde permanecerá hasta que se despierte de la anestesia. Usted podrá verlo en ese momento. Mientras el niño descansa, el personal médico supervisará su estado. Si fuese necesario, le darán medicamentos para el dolor. Si el niño tiene que pasar la noche en el hospital, usted y el niño serán trasladados a una habitación. Le indicarán cuándo puede llevar al niño a casa.

Recuperación en el hogar

Una vez en casa, siga todas las instrucciones que le hayan dado para el cuidado del niño. Durante la recuperación del niño:

  • Adminístrele los medicamentos recetados tal como le hayan indicado. Aunque el niño no se queje de dolor, dele el medicamento a la hora establecida. No espere hasta que el dolor sea intenso. Entonces será más difícil de controlar.

  • Haga todo lo posible por impedir que el niño se toque la oreja. No permita que los hermanos o compañeros del niño le toquen la oreja ni jueguen de forma brusca a su lado mientras se está curando.

  • Si el niño regresa a casa con un tubo de drenaje en una incisión, siga las instrucciones que le den para el cuidado del tubo.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Asegúrese de tener el número de teléfono del cirujano de su hijo. Después de regresar a su casa, llámelo si el niño tiene cualquiera de estos signos o síntomas:

  • Fiebre de 100.4 ° F ( 38 ° C) o más, o según le indique su cirujano

  • Sangrado o mucha cantidad de líquido que sale de la herida

  • Síntomas de infección en la zona de una incisión, como un aumento del enrojecimiento o de la hinchazón, calor, empeoramiento del dolor o supuración maloliente

  • Cualquier tipo de lesión en el oído

Visitas de control

Lleve al niño a las visitas de control programadas, durante las cuales el médico revisará si la oreja está sanando bien. Si esto es adecuado para la edad de su hijo, aliéntelo a formular preguntas o plantear inquietudes sobre el procedimiento. Dediquen tiempo durante la consulta para responder y analizar las preguntas de su hijo. Durante estas visitas, el cirujano revisará si la oreja está sanando bien. En este momento, usted y el cirujano podrán programar las cirugías adicionales necesarias para completar la reparación del pabellón auricular.

Riesgos y complicaciones

Todos los procedimientos conllevan ciertos riesgos. Algunos de los riesgos de este procedimiento:

  • Sangrado.

  • Infección.

  • Riesgos de la anestesia. Su anestesista hablará con usted sobre esto.

  • El aspecto de la nueva oreja resulta estéticamente insatisfactorio.

  • El cartílago atraviesa la piel (extrusión).

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.