OptimalCareInc Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Información de salud

Diagnóstico de los trastornos sanguíneos de su hijo: Pruebas habituales

Niña y su madre en una sala de exámenes. La proveedora de atención médica está preparando todo para tomar una muestra de sangre del brazo de la niña.A continuación se describen algunas de las pruebas que se realizan habitualmente para diagnosticar los trastornos sanguíneos. El proveedor de atención médica de su hijo le dirá cuáles de estas pruebas hay que hacerle al niño. La mayoría de estas pruebas se realizan tomando una muestra de sangre de una vena del brazo, de un dedo o del talón. Si se requiere que haga algún preparativo para una prueba, se le avisará de antemano.

  • Hemograma completo: Permite determinar las cantidades de los distintos tipos de células sanguíneas y detectar problemas de salud como la anemia o indicios de una posible infección. El hemograma completo proporciona la siguiente información:

    • Número de glóbulos rojos

    • Número y tipo de glóbulos blancos

    • Número de plaquetas

    • Cantidad de hemoglobina en la sangre (la hemoglobina es una proteína de los glóbulos rojos que transporta oxígeno; contiene hierro.)

    • Datos sobre el tamaño, la forma y otros rasgos de las células sanguíneas

  • Frotis sanguíneo:  Podría solicitarse un frotis con un hemograma. Para esta prueba, se coloca una gota de sangre sobre un portaobjetos para examinarla con un microscopio; a continuación se le agrega un colorante que resalta las partes de las células sanguíneas para que sean más visibles.

  • Aspiración y biopsia de la médula ósea: Estas pruebas detectan problemas en la producción de las células sanguíneas. En la prueba de aspiración, se inserta una aguja en un hueso para tomar una muestra del líquido y las células de la médula ósea. En la biopsia, se inserta una aguja en un hueso para tomar una pequeña muestra de tejido de la médula ósea. Aunque se pueden realizar en forma separada, las pruebas suelen realizarse al mismo tiempo.

  • Pruebas de coagulación: Permiten evaluar lo bien que se coagula la sangre y diagnosticar trastornos de la coagulación como la hemofilia. Algunas de las pruebas de coagulación son el tiempo de protrombina (TP) y el tiempo parcial de tromboplastina (TPT).

  • Electroforesis de hemoglobina: Se realiza para evaluar las cantidades y los tipos de hemoglobina presentes en la sangre. Este análisis puede ayudar a diagnosticar trastornos de la sangre que están relacionados con la hemoglobina, tales como la anemia drepanocítica (o falciforme) y la talasemia.

  • Estudios de hierro: Se realizan para determinar la cantidad de hierro presente en la sangre; comprenden el hierro sérico, la capacidad total de fijación de hierro (CTFH) y el análisis de ferritina. Estos estudios suelen ser útiles para determinar si una anemia se debe a la falta de hierro.

  • Número de reticulocitos: En este análisis se determina la cantidad de nuevos glóbulos rojos que se producen en la médula ósea. La prueba puede ayudar a diagnosticar trastornos sanguíneos relacionados con la tasa de producción de los glóbulos rojos.

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.