OptimalCareInc Cerrar
Buscar Ir Búsqueda avanzada
English (Home)

Diagnóstico de problemas de la glándula tiroidea

Sonda de ecografía en el cuello y una aguja en el nódulo en la glándula tiroidea.
Fine needle aspiration.

Su proveedor de atención médica sospecha que tiene un problema en la glándula tiroidea. En muchos casos, los problemas de la glándula tiroidea pueden ser fáciles de diagnosticar. Es probable que su proveedor de atención médica evalúe su historia clínica, le haga un examen físico y le indique que se realice análisis de sangre. También es posible que necesite otras pruebas. Según los resultados, el proveedor de atención médica puede derivarlo a un especialista en hormonas (endocrinólogo) o a un cirujano.

Historia clínica

Su proveedor de atención médica le preguntará sobre sus antecedentes médicos. Coméntele lo siguiente:

  • Si tiene cambios en la temperatura corporal, el ritmo cardíaco, el peso y el nivel de energía.

  • Si toma algún medicamento o suplemento.

  • Si alguna vez le realizaron una cirugía de la glándula tiroidea.

  • Si tiene antecedentes familiares de problemas de la glándula tiroidea.

  • Si está embarazada o tiene intenciones de quedar embarazada.

  • Si alguna vez recibió tratamiento con radiación en la cabeza o el cuello.

Examen físico

Después de evaluar su historia clínica, el proveedor de atención médica le realizará un examen físico. Le palpará el cuello para determinar si la glándula tiroidea cambió de forma o de tamaño. Además, el proveedor puede examinar si hay alteraciones en la frecuencia cardíaca, los reflejos, la fuerza muscular o la textura de la piel.

Análisis de sangre

El proveedor de atención médica emitirá una orden para que se realice análisis de sangre. Pueden incluir:

  • Prueba de TSH. Esta prueba mide la cantidad de hormona estimulante de la tiroides (TSH, por sus siglas en inglés) que produce la glándula pituitaria. Determina si el funcionamiento de la glándula tiroidea es normal, hiperactivo (hipertiroidismo) o deficiente (hipotiroidismo).

  • Exámenes de T3 y T4. Determinan la cantidad de hormona tiroidea T3 y T4 en la sangre. Dichos exámenes pueden ayudar a diagnosticar el hipertiroidismo o el hipotiroidismo.

Otras pruebas

Según los resultados del examen físico y de los análisis de sangre, es posible que deba realizarse otras pruebas. Pueden incluir:

  • Pruebas de anticuerpos antitiroideos. Son análisis de sangre para determinar si hay problemas en el sistema inmunitario. Suelen realizarse si se sospecha de hipotiroidismo o hipertiroidismo.

  • Ecografía. Se utilizan ondas de sonido para tomar imágenes y determinar el tamaño y la forma de la glándula tiroidea. La prueba suele realizarse si se sospecha la existencia de un bulto en la glándula tiroidea (nódulo) o de un agrandamiento de la glándula tiroidea (bocio).

  • Prueba de captación de yodo radiactivo. Esta prueba mide la cantidad de yodo que la glándula tiroidea absorbe. Suele realizarse para detectar hipertiroidismo.

  • Escaneo de la glándula tiroidea. Es una prueba por imágenes que muestra si una parte de la glándula produce demasiada hormona tiroidea. Suele realizarse para detectar hipertiroidismo.

Aspiración con aguja (FNA)

Si tiene un nódulo, le realizarán una aspiración con aguja. Es un tipo de biopsia. Una biopsia es un procedimiento en el que se extrae una muestra pequeña de tejido. La FNA es la mejor prueba para determinar si las células de la glándula tiroidea son cancerosas. El proveedor de atención médica utiliza una aguja para extraer células de la glándula tiroidea, que luego se analizan bajo un microscopio. Si el proveedor sospecha que puede tener cáncer, es posible que deba realizarse otras pruebas para determinar el tipo de cáncer. La FNA no suele acarrear riesgos ni complicaciones, pero puede causar molestias leves, hemorragia e infección en la piel.

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.